Rebelión, no-derecho y poder estudiantil de César Pérez Lizasuain

En este libro, César Pérez-Lizasuain nos ofrece un esclarecedor análisis del brutal ataque a la educación superior pública de Puerto Rico durante lo que va del siglo XXI y del, igualmente intenso, esfuerzo de lucha y resistencia, con enfoque en el movimiento estudiantil y en la luminosa huelga del año 2010 en la Universidad de Puerto Rico. Asimismo, Rebelión, no-derecho y poder estudiantilenmarca dichos fenómenos en la creciente dominación del régimen neoliberal, impulsado por los países del norte global y, en el caso de Puerto Rico, por los poderes congresionales y corporativos de los Estados Unidos de América y sus cómplices locales. La rebelión estudiantil encuentra su marco en las luchas horizontales y centrífugas que han cuajado en múltiples países del sur global durante lo que va del siglo XXI, en marcado contraste con los esfuerzos de resistencia más tradicionales y jerárquicos, que giran en torno a líderes masculinos. Al mismo tiempo, haciendo énfasis analítico en la administración Fortuño, este libro demuestra los modos en que el poder se vale –a más de la fuerza represiva– del derecho para ahondar su dominio. A su vez, se examina cómo el poder estudiantil ha sido capaz de convertir el derecho en otro escenario de pugna conceptual y vital.

Por otro lado, Pérez-Lizasuain calibra la organización, creatividad y efectos a corto y largo plazo de la huelga de 2010 en la UPR utilizando un rico andamiaje teórico que se vale de pensadoras y pensadores puertorriqueños e internacionales. Rebatiendo la mirada derrotista que muchas veces adoptamos en el país, el marco conceptual que moviliza el autor le permite encontrar en el poder estudiantil un foco de producción y victoria en lo que se refiere a crear nuevos modos de hacer país. Los efectos de esos modos son, por definición, impredecibles. Pero, sin duda, proveen las condiciones para que las mechas estén siempre encendidas. La huelga estudiantil de 2017 en la UPR y todas las rebeliones que protagonizamos hoy contra el régimen colonial-neoliberal impulsado por Rosselló-Trump-JCF demuestran los legados de múltiples características ideológicas, organizativas y pragmáticas de la huelga estudiantil de 2010.

 

A pesar de los pesares, Pérez-Lizasuain insiste en recordarnos que el poder nunca, nunca ha ganado. Si así fuera, no tendría que esforzarse tanto –y a diario– por aplastar la vida.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *